miércoles, 15 de febrero de 2017

A mi madrina Alicia...

Alicia


La casa en donde vivía mi tía Alicia, era un lugar lleno de árboles entre dos carreteras que conectan dos grandes ciudades, una casa donde en cada habitación encontrabas historias magníficas, en donde podías ver por el gran ventanal un patio grande en donde pastaban las ovejas del abuelo, los perros corrían y las gallinas no paraban de moverse mientras los patos solo miraban, un lugar que por su ubicación siempre era frío, el cual calaba hasta los huesos que empeoraron tu artritis, como cuando aún trabajabas y no había puente peatonal, cruzaste la carretera y tus piernas falsearon cuando atravesabas el carril de alta y caíste con el riesgo a que te atropellaran porque no te veías y porque esa noche la luna no alumbró, creo también que desde ese momento tu enfermedad creció.

Recuerdo el momento en que nos comunicaron que te habían diagnosticado la enfermedad de Esclerosis Lateral Amiotróficainvestigué y fue difícil aceptar que en lugar de mejorar... empeorarías, tu enfermedad avanzó a pasos agigantados y aunque el médico te dio un aproximado de seis meses de vida, tu luchaste casi dos años, te caíste y te quebraste el fémur, pero tú ya no eras la misma y tal vez no quisiste seguir adelante, en el transcurso de ese tiempo dejé de escuchar tu voz, tu risa... dejaste de comer y tuvieron que colocarte una sonda para poder pasar tus alimentos, me partió el alma  ver como tu ser iba muriendo poco a poco, aunque mi dolor no se comparaba con tu dolor físico y sobre todo espiritual.

Hace unos días perdiste la batalla en las manos del médico a quien viste nacer y crecer junto a su gemelo, mis hermanos junto a tu hija te vieron partir... fue rápido, silencioso pero sobre todo doloroso para quienes nos quedamos, sé que ya no sufres y que estás en un mejor plano al lado de la gente que partió antes.. te amo y sé que desde donde te encuentres siempre estarás a nuestro lado y en nuestro corazón.

Gracias por la bella persona que siempre fuiste conmigo y perdóname si es que sin querer te hice un mal.

A ti que fuiste hija, esposa, madre, abuela, bisabuela, tía, hermana y amiga, GRACIAS.

Descanse en paz Alicia G. G.

Te Amo Madrina.






2 comentarios:

  1. Muy emotivo homenaje, tus palabras están llenas de buenos sentimientos...
    Que en paz descanse
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Cuánto amor en tus palabras por tu tía/madrina Alicia!
    Hermoso post lleno de cariñosas reminiscencias.
    Saludos desde Colombia

    ResponderEliminar